Navigation Menu+

Aislamiento térmico, la inversión más segura

Posted on Dic 10, 2013 in SOSTENIBILIDAD | 0 comments

Agnieszka Stepien

ARQUITECTA

del Blog Stepienybarno

Lorenzo Barnó

ARQUITECTO

del Blog Stepienybarno

Aislamiento térmico, la inversión más segura

Sobre las bondades del aislamiento térmico y su repercusión en los bolsillos del usuario va la entrada de hoy. Esperamos que este post de Stepienybarno sea de vuestro interés y cualquier aportación a la reflexión, por supuesto, será bien vendida.

Aislamiento térmico

Hace no más de 10 años casi nadie hablaba de sostenibilidad; sin embargo, a día de hoy la palabra, de tanto usarla, se ha vaciado de  contenido. Todo es sostenible, a modo de nuevo mantra del siglo XXI, siendo complicado que se incida en los verdaderos valores del concepto.

A su vez, se confunde sostenibilidad con ecología y ésta con bioclimática. Por ello, es importante recordar que la sostenibilidad es la sinergia que se produce con sus tres pilares básicos; la E-cología, la E-quidad y la E-conomía. Así, la bioclimática es solo una parte de la ecología que se encarga de que los edificios tengan una eficiencia energética mayor.

Con el paso de los años y el desarrollo de múltiples tecnologías, la sucesión de cacharros supuestamente bioclimáticos, repletos de artilugios, ha ido in crescendo hasta convertirse en habituales de libros de arquitectura sostenible. De esta forma, se confunde al lector haciéndole ver que con la inclusión de mil gadgets ya se consigue que un edificio sea super-eficiente y tenga toda clase de calificaciones energéticas.

Eso sí, nadie nos cuenta la energía empleada en la construcción de tanto adorno, ni cómo se reciclarán en un futuro inmediato.

La pena de estos planteamientos es que se olvidan de otras soluciones sencillas y eficientes. En este sentido, la arquitectura vernacular ha sido respetuosa con el medio y la sensatez siempre estuvo presente en la construcción de miles de edificaciones adecuadas a cada clima y cultura.

A su vez, desde hace muchos años, se tiene perfecta constancia de las bondades de la arquitectura solar pasiva. Cositas muy evidentes y fáciles de proyectar, como hacer que el edificio busque al sol en invierno y se proteja de él con un alero bien dimensionado en verano o que los huecos a norte se reduzcan lo más posible, deben seguir siendo los bastiones de la mayoría de los edificios proyectados en nuestro entorno. Por supuesto, que esto no siempre podrá ser así; pero, de ahí a obviarlo y que las 4 fachadas del edifico sean de vidrio, por muy “bonito” que quede en la foto, hay un gran trecho.

Así, si seguimos incidiendo en estas soluciones pasivas, nos encontramos con otra idea que, nuevamente, está más que probada: la eficiencia de aislar bien. Un adecuado aislamiento térmico será el mejor garante para que el gasto energético se reduzca considerablemente. Además, a diferencia de los cachivaches comentados previamente, aislar es muy barato; de hecho, se ahorra una cantidad más que importante de dinero  con ello. 

Si hablamos de un proyecto de nueva planta, aumentar la placa de aislamiento en 5 cms no supondrá un gasto económico mayor de 5 euros por m2. Aunque es cierto que las exigencias de aislamiento de edificios en nuestro país desde el 2006 con la aparición del CTE, se incrementaron ligeramente sobre lo que era norma hasta entonces, estamos convencidos que aún así la medida se queda corta en sus exigencias.

De esta manera habrá que priorizar el aislamiento de cubierta, luego de fachadas (preferentemente norte) y, finalmente, suelos. Si hablamos de una unifamiliar, este incremento en el coste total no será mayor de 1.000 euros por vivienda, lo cual, debido a la disminución del gasto energético  (por lo menos del 30%), nos lleva a ver que en tres años* el desembolso está más que amortizado. 

Así, los ejemplos de edificios que prácticamente tienen un gasto energético cero, debido en gran parte a su excelente aislamiento, son múltiples y de lo más interesantes; de todas formas, a buen seguro que en próximos post podemos profundizar sobre el tema.

A todo ello hay que sumar la sensación de confort que produce durante todo el año un edificio bien aislado y las ventajas que supone evitar gran parte de la radiación solar del verano.

A su vez es interesante es llevar este planteamiento al sector de la rehabilitación. Actualmente, el parque edificatorio está repleto de edificios pésimamente aislados o, directamente, sin aislar. Por ello, debiera ser prioridad absoluta que todos ellos, sin excepción alguna, fueran intervenidos desde el punto de vista de la eficiencia energética. Llegado este punto, se podría hablar de muchos temas, entre ellos de las viejas, ineficientes y caras de mantener calderas de la mayoría de ellos; pero, siguiendo el hilo de este artículo, nos centraremos, nuevamente, en las bondades del buen aislamiento.

Muchos bloques de viviendas podrían plantearse una solución de fachada ventilada, aunque es cierto que esta solución puede tener un desembolso económico de partida mayor que otras soluciones.

Sin embargo, bastantes de ellos tienen cámaras de aire en las que poder insuflar ** distintos tipos de aislamiento térmico. En este caso,  el sistema es sencillo y rápido con unas molestias mínimas para los vecinos al ejecutarse desde el exterior del edificio.

Nuevamente, si nos centramos en el tema económico, la intervención es regalada pues, a buen seguro, aunque este asunto dependa de cada zona climática, tipología de proyecto y metros cuadrados construidos, el desembolso se amortizará al cabo de pocos años.

Además, si a ello sumamos la posibilidad de realizar una intervención más radical interviniendo en las carpinterías del edificio, mejor que mejor.

Ya para terminar, solo quisiéramos comentar que, aunque los números salen de sobra sin necesidad de subvenciones, es cierto que hay determinadas ayudas económicas, variando según comunidades, para mejoras de los edificios desde el punto de vista de la eficiencia energética que conviene tener muy presentes.

Así pues, los técnicos y empresas tenemos un campo abierto de posibilidades laborales que además de proporcionar trabajo a un sector muy maltratado por la crisis, los usuarios y el medio ambiente serán los principales beneficiados de este tipo de planteamientos.

Autores de la entrada: Agnieszka Stepien y Lorenzo Barnó Stepienybarno  para Knauf insulation.

* Estos números se pueden comprobar en varias páginas que realizan la simulación, como puede ser en la web de Andimat.

** Sistema Supafil. Acceder a la información en la página web de Supafil.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *