Navigation Menu+

La fachada: El elemento clave en el comportamiento térmico del edificio

Posted on Oct 19, 2018 in INNOVACION | 0 comments

Clara Ramoneda

ARQUITECTA TÉCNICA ESPECIALISTA EN GESTIÓN ENERGÉTICA

La función de la fachada ha evolucionado a lo largo de los años

La fachada ha pasando de ser un elemento de protección a la intemperie y de realizar una función estructural a ser parte de una envolvente más compleja y específica para resguardar el clima interior del edificio y garantizar un comportamiento independiente al del exterior.

A día de hoy, se le exige cada vez más a la fachada, se le pide que dote de confort a los usuarios mediante un excelente aislamiento acústico, una hermeticidad al aire, estanqueidad al agua, y una transmitancia que permita reducir la demanda energética al máximo para así favorecer la reducción del consumo.

La normativa estatal avanza hacia un estándar de Edificio de Consumo Casi Nulo (ECCN o nZEB) que debe aplicarse a partir de 2020.

Hemos hablado con el Dr. César Escudero, Doctor en Ingeniería Térmica en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Bilbao y Josep BovéResponsable Técnico y Sostenibilidad de Knauf Insulation para que nos expliquen las características técnicas de la nueva fachada ligera certificada por el Instituto Passivhaus.

“Desde el principio, se pensó en la fachada ligera Passivhaus como una evolución de los sistemas actuales, empleando sistemas ligeros como los que ofrece el sistema Aquapanel, con materiales de aislamiento de alta eficiencia y alto contenido de material reciclado, así como una garantía de la estanqueidad del mismo cerramiento, todo en un único sistema. ” Afirma Josep

Con la instalación de este sistema de fachada, se da cumplimiento a 3 de los 5 principios básicos Passivhaus:

  • Buen aislamiento térmico: 95% puro aislamiento
  • Hermeticidad al aire
  • Ausencia de puentes térmicos

La fachada ligera Passivhaus tiene un comportamiento higrotérmico óptimo. El nivel de aislamiento térmico lo consigue íntegramente por lana mineral, que presenta una permeabilidad al vapor de agua elevada y por ser un material fibroso con cavidades de aire. La fachada actuará como regulador higrotérmico de la vivienda, algo así como un “moisture buffering”. De forma que cuando la humedad de la vivienda sea elevada la fachada transmitirá dicha humedad hacia el exterior y la absorberá en su interior. Y cuando se produzcan periodos de ambiente seco la fachada descargará humedad hacia el ambiente de la vivienda.

De esta forma las condiciones de confort interiores son homogéneas a lo largo del día y del año, a diferencia de otras soluciones de envolvente que presentan aislamientos que actúan como barrera de vapor generando posibles condensaciones intersticiales y ciclos de ambientes secos en invierno y húmedos en verano. Nos explica César.

La instalación de esta tipología de fachada comporta ahorros para todos los agentes intervinientes,  desde Knauf Insulation hemos estudiado los siguientes ahorros:

  • Promotora Consigue un 8% más de espacio útil
  • Constructora e instaladora Los rendimientos son más rápidos, lo que permite hacer más m2 por día y avanzar mucho más en la fase de ejecución, concretamente ahorrarse un 5% de costes de mano de obra o invertirlos en futuras fases.
  • Usuario Final Sumado al confort térmico proporcionado por la gran eficiencia de la transmitancia de la fachada, está la baja emisión de Compuestos Orgánicos Volátiles (COVs) gracias a los materiales utilizados en dicha fachada y que contribuyen a la mejora de la calidad del aire del edificio.

Desde el Laboratorio de Control de la Calidad en la Edificación del Gobierno Vasco, se ha analizado el comportamiento del puente térmico en frente de forjado, en invierno y en verano.

En este sistema de fachada el frente de forjado se resuelve asegurando el nivel de aislamiento de la fachada no se interrumpe más del 40% en esta zona, lo que proporciona una continuidad eficaz del aislamiento. Esto se verifica con el coeficiente de transmisión lineal del puente térmico.

Y conociendo el fruncimiento de la fachada, podemos decir que ¿es adecuada para todos los climas?

“Las fachadas con inercia se deben configurar en función de la zona climática en la que van a trabajar, en zonas cálidas interesa colocar la inercia hacia el exterior para absorber las ganancias diurnas y reducir sobrecalentamientos, y en zonas frías interesa que se coloque la inercia hacia el interior de la vivienda para aprovechar la carga durante los ciclos de calentamiento del sistema de climatización y descargar durante los periodos libres, de forma que el perfil de temperaturas del interior de la vivienda no sufra grades oscilaciones que generan disconfort. En este caso, al tratarse de una hoja ligera no tiene exigencias en el cambio de la configuración de la fachada que es válida con el mismo diseño para cualquier zona climática.” Dr. Escudero

Otra destacada peculiaridad de la fachada es su certificación Passivhaus, somos conocedores de la gran exigencia del estándar, así que para poder certificar el sistema de fachada ligero debe haber sido riguroso ¿es así Josep?

“Efectivamente, ha sido una labor larga el proceso de certificado, ya que han surgido casuísticas que han hecho trabajar a los distintos departamentos del grupo Knauf y Siga para solventar”

Cumple con Passivhaus pero también tiene en cuenta el ACV de los materiales que la forman. ¿Josep, nos puedes explicar cómo?

“La amplia mayoría de materiales que componen el sistema se fabrican o bien con materiales reciclados como la lana mineral de Knauf Insulation que tiene hasta un 75% de vidrio reciclado, como materiales ampliamente abundantes en la naturaleza como la placa de yeso Knauf y la Aquapanel. Los fabricantes, tenemos la responsabilidad de saber cuánto ha costado al medioambiente que se fabricara este material, por esta razón publicamos los datos de análisis de ciclo de vida de nuestros materiales ya sea mediante informes o mediante Declaraciones Ambientales de producto.”

Viendo el importante papel que tiene la fachada y lo que puede llegar a aportar la misma, es básico estudiar detenidamente el diseño de la envolvente del edificio, ya que será el elemento que nos definirá la demanda final de la vivienda así cómo el confort en su interior.  Con un buen diseño, una buena ejecución y un buen uso del edificio viviremos mejor y minoraremos sustancialmente nuestra contribución con el cambio climático.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *