Navigation Menu+

Caso práctico: rehabilitación energética Passivhaus con lana mineral Supafil

Posted on May 15, 2018 in CASOS REALES | 0 comments

Clara Ramoneda

ARQUITECTA TÉCNICA

Caso práctico: Rehabilitación vivienda con lana insuflada

Breve descripción del proyecto de rehabilitación de las viviendas de Durango (Vizcaya).

Arquitecto: Tomás Pineño                                  Instaladora: Izquierdo Ibáñez

Se trata de rehabilitar un edificio construido en 1878 ubicado en el Casco Histórico de Durango. La planta del edificio responde al trazado medieval original de la ciudad. Por tanto, es un edificio estrecho y profundo. Tiene una medianera y tres fachadas. El edificio tiene dos usos: comercial en planta baja y residencial en el resto de plantas. La parte comercial estaba activa y la residencial llevaba décadas sin habitarse. Hay tres plantas por encima de la planta baja. La última de ellas, bajo la cubierta, presenta una altura variable y superficie habitable reducida.

El proyecto consiste en acondicionar para uso residencial las dos plantas intermedias del edificio: la primera y la segunda. La intervención se desarrolla completamente por el interior del edificio debido a una cuestión presupuestaria. Se pretende conseguir un Edificio de Consumo de Energía Casi Nula y se elige el estándar Passivhaus como guión por su prestigio y fiabilidad  para lograrlo.

 Este proyecto ha logrado el estándar passivhaus ¿cuáles son las soluciones constructivas que considera más particulares de la vivienda? ¿la ejecución ha sido acorde con el proyecto, o han existido modificaciones y adaptaciones?

Es el primer proyecto de rehabilitación residencial colectiva que alcanza la certificación.

Como en todo proyecto de edificio pasivo lo primero es determinar el trazado de la envolvente térmica y la barrera de hermeticidad. Habitualmente suelen ser paralelos. Sin embargo, en nuestro caso, por el sistema constructivo existente en el edificio y por trabajar exclusivamente al interior del mismo, en ocasiones ambos trazados siguen caminos totalmente distintos.

Las soluciones más particulares son las tomadas para resolver con éxito la barrera de hermeticidad. Responden más a la determinación del trazado de la barrera y al orden de intervención de gremios en la obra que a una elección de materiales.

Durante la obra no ha habido grandes modificaciones sobre el proyecto pero sí hemos cambiado la elección de algunos materiales teniendo en cuenta el sistema constructivo original del edificio.

¿Cuáles han sido los aspectos que han requerido un estudio más detallado para cumplir con el estándar?

El mayor desafío lo ha supuesto conseguir la hermeticidad del edificio y superar el ensayo Blower Door. Cada uno de los numerosos elementos de la estructura o la propia escalera, que hubo que mantener, suponían una interrupción en el desarrollo de la barrera de hermeticidad. Incluso la propia naturaleza de la estructura, es de madera, incrementaba la dificultad para conseguir la hermeticidad pretendida.

 Ha utilizado Supafil de Knauf Insulation en esta rehabilitación, ¿por qué eligió este aislante? ¿Ya lo había utilizado en otros proyectos?

Lo utilizábamos por primera vez. Lo elegimos porque se adaptaba a la solución constructiva que habíamos elegido como la más adecuada para el edificio. Se ha instalado en planos verticales, en la cámara de aire generada entre los cerramientos perimetrales del edificio y el trasdosado completado con el freno de vapor responsable de la hermeticidad. Se eligió por tener la capacidad de adaptarse perfectamente a los desplomes e irregularidades de los muros existentes, además de colmatar los huecos entre el edificio y el freno de vapor o las ventanas.  De esta manera se mejoraba el puente térmico por instalación de ventanas.

Otras características del material lo hacían adecuado: la contribución a la mejora del comportamiento acústico de la fachada, su reacción al fuego en un edificio de madera, alta permeabilidad al paso de vapor de agua y tener el mejor valor de conductividad entre los aislamientos insuflables.

 ¿Dónde se ha instalado Supafil y con qué espesor? ¿Nos podría decir los valores de transmitancia térmica final de los cerramientos?

Se ha instalado en fachadas y particiones verticales. El espesor más habitual ha sido 15 cm y la transmitancia conseguida U=0.20 W/m²K.

 ¿Cuáles han sido los resultados del test de Blower Door después de aplicar Supafil? y ¿cómo afectan estos resultados a la obtención del estándar passivhaus?

 El valor obtenido tras la instalación de Supafil ha sido 0.83 h-1. El resultado del ensayo previo a la instalación de Supafil era 0.99 h-1. La instalación de Supafil colmatando las cámaras de aire formadas entre las fachadas originales del edificio y los trasdosados dificulta la circulación del aire ayudando a mejorar la hermeticidad. El valor del último ensayo ha sido 0.7 h-1.

El valor máximo admisible para poder certificar una obra de reforma es de 1.0 h-1 y una obra nueva 0.60 h-1. Así que hemos conseguido quedarnos muy cerca de la exigencia para certificar un edificio nuevo.

¿Recomendaría usar SUPAFIL en las rehabilitaciones pasivas?

 Yo lo he usado y lo recomendaría por los motivos ya expuestos.

Tomás Pineño, TMS Arquitectos

Me gradué como arquitecto por la ETSASS en la Universidad del País Vasco. Estuve como estudiante de intercambio en EEUU (North CarolinaState University) donde tuve mi primer contacto con el mundo profesional. Durante varios años trabajé en el estudio de Luis María Uriarte. En 2005 fundé TMS Arquitectos. Desde entonces hemos intervenido en proyectos de distinto signo públicos y privados. En los últimos años hemos iniciado una especialización hacia los Edificios de Consume de Energía Casi Nula.

TMS Arquitectos     web page          Linkedin

 

 

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *